Películas malditas

18:52
 
分享
 

Manage episode 249367889 series 68646
由Player FM以及我们的用户群所搜索的Monográficos Zona Cero — 版权由出版商所拥有,而不是Player FM,音频直接从出版商的伺服器串流. 点击订阅按钮以查看Player FM更新,或粘贴收取点链接到其他播客应用程序里。
Varios son los filmes que han dejado inexplicablemente una estela negra de muertes, infortunio y desgracias en el mundo del Séptimo Arte. Polstergeist es la película maldita por excelencia, puesto que el supuesto “maleficio” que acompañó al primer filme de la saga se extendió a toda la trilogía. Así, entre el primer y el tercer filme, murieron cuatro miembros del reparto. Entre ellos se incluye a Dominique Dunne, quien interpretaba a la hermana mayor de la pequeña protagonista y que fue estrangulada por su novio a los 22 años; el actor Julian Beck, que debía aparecer en la segunda parte, murió de cáncer de estómago a los 60 años, y Will Sampson, que interpretaba a un médico indio en el segundo filme, falleció por culpa de problemas post-operatorios a los 53 años. El caso más conocido es el de la pequeña y rubia protagonista, Heather O’Rourke, que murió de un shock séptico a los 12 años, tras filmar la tercera parte de la saga. Se dice que su madre, mientras se encontraba en la sala de espera del hospital donde atendían a su hija, aseguró haberla visto por una ventana diciéndole: “Mamá, no voy a volver”. Muchos aseguran que la maldición comenzó después que se usaran restos de tumbas reales durante el rodaje de la primera parte. El exorcista es la película más aterradora de la historia del cine tiene su propia lista de espantos, como la cadena de fallecimientos que afectaron al equipo técnico y artístico del filme. Se estima que entre cuatro y nueve personas fallecieron durante el rodaje (entre ellos, los actores Jack MacGowran y Vasiliki Maliaros, además de un experto en efectos especiales y un cuidador nocturno). Varios decorados se incendiaron, lo que atrasó en seis semanas la filmación, y varios dicen haber visto teléfonos levantarse sin explicación lógica. La atmósfera era tan inquietante en el set que el director William Friedkin le pidió a un sacerdote que hiciera un exorcismo real para poder seguir rodando la película con tranquilidad. La actriz Ellen Burstyn, quien interpretaba a la madre de la niña poseída en la cinta, debía decir en una parte del filme la frase “¡Creo en el diablo!”, pero se negó terminantemente a ello, aduciendo que aunque era una línea ficticia, jamás se debía usar ese nombre sin esperar sufrir alguna consecuencia. Pese a que la frase fue sacada del guión, la maldición igual parece haber persistido. Monográfico con Carlos Canales, Jesús Callejo y Juan Antonio Cebrián.

40集单集